domingo, 27 de abril de 2008

onenzaro

Recuerdas a Misi?Cuando nos conoció no se separaba de nosotros y cuando lo perdimos le escribimos un millón de carteles pidiéndole que volviera, incluso creíamos que los había leido porque había huellas de gatito en ellos.También recuerdo que arrancábamos las piedras de pizarra por capas y buscábamos mapas del tesoro en las marcas que dejaba la tierra en la piedra. Luego íbamos a la ikastola haciendo malabares por el muro y colándonos por un agujero de la vaya, jugábamos a conquistar las piedras del campo de futbol y yo siempre me quedaba con la dorada, porque para mí era de oro y brillaba al sol.También bajábamos por la tubería aquella de cemento como si fuera un tobogán para ver si encontrábamos los juguetes que los niños tiraban por las ventanas.¿y cuando la abuela nos llevaba a la playa? En septiembre siempre había mareas bravas y nos metíamos como locos en el agua con unas olas de cuatro metros, las de la familia jordan las llamábamos.La abuela siempre hacía tortilla de patata y filetes empanados y despúes de comer nos tirábamos horas haciendo un gran hoyo para meternos cuando subía la marea.En navidad esperábamos impacientes al olentzero y en noche vieja comíamos lacasitos en vez de uvas, y por supuesto nunca faltaron huevos kinder.También me acuerdo de las cien perdices que cazó el tio y que nosotros nos colamos en la huerta y las soltamos todas, algunas, las cogíamos y las soltábamos al aire gritando: ``La paloma de la paz!´´. O el día que le desmantelamos al vecino la parte donde tenia a los conejos.Cuando llovía esperábamos a que escampase y salíamos a por caracoles para luego hacer carreras, un día de esos me acuerdo que nos tiramos mutuamente a las ortigas y llegamos a casa con el cuerpo rojo entero.No puedo parar de sonrreirme recordando tantas cosas, nuestro cerdo porky, al que inch´bamos de pan o el pato lucas. Íbamos a ser los mejores veterinarios del mundo eh?Una tarde hasta nos comimos cien chicles cada uno para ver si nos tocaba un tamagochi gratis. La plaza, las máuinas, lo que hacíamos de rabiar a Aitor...que lejos queda y que buen sabor de boca deja

4 comentarios:

Amor dijo...

qué bonito reencontrarte, erika, hecha infancia y hecha palabra bella, hecha recuerdo y ternura en tu recuerdo

amor

juan rafael dijo...

Si, estas llena de buenos recuerdos.

panterablanca dijo...

El tiempo dorado de la infancia... Eres afortunada, algunos nunca podrán tener tan bellos recuerdos.
Besos selváticos.

Saulillo dijo...

la infancia k gran epoca

donde todo era magico